jueves, 1 de junio de 2017

Desvelos.



Miro el reloj con los ojos a medio abrir, 4:40 de la madrugada de una noche en el que calor y la humedad se han apoderado de la habitación. Pese al cansancio, incapaz de dormir. Mi mente empezó su rutina, habitual desde hace demasiadas noches.
Mente y conciencia unidas en lo que  a todas luces parece ser una misión conjunta tocapelotas como único propósito parece ser desvelarme y poner en marcha el engranaje necesario para pensar en mi vida mierder.
Preguntarme qué hacía yo en aquella situación, en aquella casa, en aquella cama, con aquella mujer. Tenía la sensación de que me había confundido de película. No era mi papel en el guión. No lo deseo. Quizás en un pasado si, pero la monotonía me estaba matando poco a poco, lenta pero implacablemente.
Al principio, muy al principio, hubo una chispa de pasión. Pura ilusión La pulsión del estómago se evaporó, como el alcohol de quemar. Las emociones se han ido transformando en buena comida, hogar limpio, ropa planchada y lista en el armario y una vocecilla agradable al llegar a casa, luego se unió otra. El juego, si es que algún día lo fue, por algún motivo que no alcanzo a comprender ha dejado de ser divertido.Ya no deseo llegar a casa, ya no espero nada, ni cosquillas en el estómago  ni mariposas revoloteando , más bien un oscuro vacio.
Me levanto procurando no hacer ruido y me dirijo al cuarto de baño que es lo que hace uno cuando se desvela y la vejiga parece recordarte que ya que te has desvelado podías ir a aliviarla.Iba en calzoncillos como siempre, los vendedores de pijamas habían dado en hueso conmigo, salvo unos días pasado en el hospital, nunca recuerdo haber usado esa prenda inútil e innecesaria a mi modo de ver. Al pasar, el hijoputa del espejo del pasillo me devolvió una imagen reflejada. Ya sabes ,eso de que los niños, borrachos, leggins y espejos de pasillo no mienten y bla..bla..bla..
Aunque siempre le ignoraba, esta vez me puse de perfil. El abdomen hace tiempo que empezaba a tomar forma. Curva . Comía y bebía más de la cuenta, la puta ansiedad o como lo quieras llamar es lo que tiene, que ejercer una atracción hacia la nevera imposible de contener. Aunque eso los médicos y los estudios de gente sesuda nunca te lo cuenten ,si estás jodido sientes atracción hacia el frigo, eso es así de toda la puta vida. Sobre todo la cerveza fría, esa tiene imán de neodimio de esos.

¿Qué otra cosa puedo  hacer? Quiero vivir, asi de simple. Quiero una vida distinta a la que tengo. Sin desvelos de madrugada, sin sábados viendo la televisión. No recuerdo cuantos años hace que he dejado de ser dueño de mi mismo, echo de menos mi independencia, incluso para desperdiciarla. Pero ya no estoy solo, esa es la realidad.
Llegar a casa y tirarse en el sofá con unas cervezas a ver la Fórmula1, las motos o lo que se tercie. sin sentirme culpable por alguna obligación no cumplida. Me apetece llegar a mi hogar y desprenderme de la ropa y dejarla tirada allí donde cayera sin tener a una persona detrás que te grita que la recojas. Ponerme una camisa sucia ,rota y vieja que lleva conmigo media vida sin que nadie me recuerde que debería de tirarla o que me  mire o juzgue por la apariencia de andrajoso que puedo tener en ese instante en la intimidad de mi puta casa.

Recobrar mi libertad, mi independencia. Que venga la soledad esa y me la echo de amante pero a la voz de ya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscando ese lado.

Necesito ver el lado bueno de las cosas... Vamos a  ver....que yo lo intento y me esfuerzo eh? aunque las cosas no devuelvan nunca nada , ...