viernes, 30 de diciembre de 2016

Cosas que cuestan.




No darte la coña con mensajes breves e incoherentes vía washapp, mail, o lo que sea en forma de letras enviadas por alguna máquina infernal a través de las redes estas que nos unen y nos separan por una telaraña invisible.
No llamarte, incordiarte, preguntarte. Saber de ti, que piensas que sientes, que ansías, con quien compartes tus sueños.
No haber podido estar a tu lado cuando el destino te hizo trampas y todo se volvió negro, aunque sé que el puñetero destino nos debe una y le ganaremos.

Cuesta no relacionar sucesos, cosas vistas o leídas en alguna página en esas horas de navegación muerta y sin sentido a la que ocasionalmente me dedico…..contigo.

Cuesta no pensar demasiado en lo que pudo ser y no fue, en las putas obligaciones que me impidieron ir a verte , de la ocasión perdida de saborear tus labios, de abrazarte de sentirte.

Cuesta levantarse cada día y saberte lejos y que pasarán las horas sin verte, y así un día y otro y otro más.

Cuesta pensar que tu sonrisa la disfrute el panadero que le compras cada jornada, el del  súper de la esquina , tu jefe, tus compañeros de curro, tus gatos y tu perro y yo no.

Cuesta ver un paisaje con sol o con lluvia, el mar o la montaña y que tú no estés a mi lado, saboreándolo.

Me quedo con lo bueno, con los buenos recuerdos y con saber que sigues por ahí que a pesar de todo, a pesar de mí… te tengo a mi lado.

Aunque me cueste….

jueves, 20 de octubre de 2016

Decepciones

Mira que soy no solo ávido lector, sino que procuro sacar de cada cosa que leo ,sea un libro en su esencia o una simple frase en su totalidad algo de valor en mi camino por la vida.
Procuro hacer mías las frases que pienso que van a hacer mi existencia menos puñetera de lo que ya de por si es, intentando esquivar al menos unas cuantas zancadillas, intentando hacerlas algo mas previsibles.Piedras en forma de personas,situaciones o decisiones.
Algunas ideas o pensamientos me acompañan desde que era un chaval. Estas, con el tiempo y la madurez ( o las hostias) que me dan los años , procuro reforzarlas. Otras las voy añadiendo en lo que voy leyendo por estos mares inciertos de la red,en libros,en los viajes. Siempre aprendes  incluso de las hostias ajenas.
Una de las que siempre me acompaña  tatuada en mi cabeza y he procurado llevar siempre a cabo,sin fisuras ,si bien no recuerdo su procedencia dice algo así :

Bienaventurados los que nada esperan, por que no sufrirán decepciones.

Y por la vida siempre he ido sin esperar nada de nadie , ni siquiera de la diosa buena suerte, intentando labrarme el futuro de la mejor forma que sé, sin esperar nada de vuelta.
No por una forma extraña de soberbia , ni por pensar que los demás o la vida es tan puta que nunca me va a dar algo bueno, si no por la esencia de la frase , por no decepcionarme en demasía.
Pero a veces te relajas y  pofff...iluso de mi, te saltas a la torera uno de tus principios-bandera y los resultados son los previstos -decepción - y como te jode ser tan torpe y dar la razón al inventor de la jodida frase, en buena hora. En mi descargo diré que yo pensaba que no esperaba mucho, que eran unas migajitas de na, que lo creía hasta cierto punto algo normal.
Pero bueno,supongo que de todo se aprende y si algo no te mata supongo te hace más fuerte , eso me pasa por gilipollas y por confiarme y confiar, pero tambien tengo que creer que existen las excepciones esas , no?

Lección aprendida, que tampoco ha sido "pá tanto"  o quizás si,

Que cojones, que me ha dolido.



martes, 11 de octubre de 2016

Letras


Algunas veces la vida nos separa de nosotros mismos y nos convierte en completos desconocidos…. y tapamos con palabras aquellas que verdaderamente son nuestras.

Estoy cansado, al borde de la extenuación, con mi mente al borde del colapso y aun así no soy capaz de despojarme de mi armadura y abandonar la batalla, porque una pequeña y estúpida parte de mí cree que te ganaremos y que tanta lucha valdrá la pena para volverme a encontrarme.


No deja de ser curioso…Cuando eres niño dices que todo es posible y nadie te corrige; cuando creces y dices lo mismo, todos te llaman iluso...

Y nadie te avisó que era duro, muy duro.

Cansado de mostrar lo que otros quieren ver, y agotado de que nadie quiera asomarse a ver la realidad detrás de esta aparente calma y serenidad.

Cuando me abandonen las poquitas fuerzas que me quedan y no tenga nada que ofrecerles , veremos si se quedan o se evaporan.Aunque siempre he pensado que las personas no se pierden, solo se acercan o se alejan. Solo me falta averiguar si los acercamientos son egoistas o sinceros.

Y por encima de todo .hay que saber cuando rendirse : Nunca 





viernes, 23 de septiembre de 2016

Amistad.



Hoy (también) pensé en ti.

Muchos tipos de amistad hay en la vida, con muchas personas te topas en el camino otras intentan colarse en tu vida forzadas por un tercero. Otras las eliges y otras tienes la suerte de que te elijan a ti.
A muchas de ellas no las vuelves a recordar, a otras no las asocias el nombre con su cara, personas que un día fueron importantes han sido olvidadas lo cual es un indicativo claro que el calificativo de amistad les quedaba muy grande, tal vez te ayudaron por interés, porque fueron por un momento tus amigos, cuando todavía no sabías reconocer la verdadera amistad o eras demasiado joven e inexperto.
Ahora has madurado, los años y las hostias "biendás" sientan de maravilla para estos menesteres.
Ahora sabes quién va a estar, quien no te van a fallar, sabes a quien pedir consejo, a quien contarle tus problemas, sabes que siempre, aun con el paso de los años, te cogerán el teléfono o te escribirán unas letras para darte ánimos, incluso a cientos de kilómetros seguirán estando ahí, tal vez no con la misma fuerza de ahora porque sus circunstancias han sido jodidas, pero estarán ahí, para sacarte una sonrisa y recordar los momentos vividos, sacando un poco la lengua a aquellos grandes problemas que ahora nos impiden dormir, nos dan mis vueltas en la cabeza... esas personas son a las que realmente recuerdas, aquellas a las que de verdad importas y en las que confías, las que conoces y te conocen, las que quieres y las que te quieren, aquellas personas a las que denominas con todas las letras de todo corazón AMIGO

Esas que en momentos de caída en picado cuando hasta tú mismo dudas de merecerlas, están o aparecen con la frase exacta ,con la palabra adecuada o con un "buenos días" que a veces es más que suficiente para sacarte una sonrisa cada día.

Hoy es de estos momentos demasiado habituales ultimamente que las puñeteras dudas se te tiran a la yugular , de si estas a la altura de lo que te dan, si les devuelves aunque sea una mínima parte de lo recibido. No soy nadie especial. Solo soy un hombre corriente con pensamientos corrientes. He llevado una vida corriente, quizá demasiado. No me han hecho ningún monumento, no he inventado nada, no he salido ni en el periódico del barrio.Y aunque mi nombre pronto quede en el olvido,no es menos cierto que me gustaría que- en el caso que existiera- un libro de mi vida ,se hablase tanto de aciertos como de mis fallos y errores.

Hoy pensaba en una de ellas, a ti concretamente que se que me lees  quería decirte que el miedo es un compañero cabrón que hace que no me exprese bien, y que limite mis intenciones y mis sentimientos, pero tengo claro que si te considero amiga, lo eres sin reservas, aun cuando pienses que no me mareo las neuronas pensando en ti y como ayudarte y animarte, créeme si te digo que lo estoy haciendo, que he intentado aliviar tu carga - que no ha sido poca- intentando al menos sacarte un cuarto de sonrisa y que no sé si lo habré conseguido, pero empeño le he puesto.

Perdona mi torpeza.