viernes, 30 de diciembre de 2016

Cosas que cuestan.




No darte la coña con mensajes breves e incoherentes vía washapp, mail, o lo que sea en forma de letras enviadas por alguna máquina infernal a través de las redes estas que nos unen y nos separan por una telaraña invisible.
No llamarte, incordiarte, preguntarte. Saber de ti, que piensas que sientes, que ansías, con quien compartes tus sueños.
No haber podido estar a tu lado cuando el destino te hizo trampas y todo se volvió negro, aunque sé que el puñetero destino nos debe una y le ganaremos.

Cuesta no relacionar sucesos, cosas vistas o leídas en alguna página en esas horas de navegación muerta y sin sentido a la que ocasionalmente me dedico…..contigo.

Cuesta no pensar demasiado en lo que pudo ser y no fue, en las putas obligaciones que me impidieron ir a verte , de la ocasión perdida de saborear tus labios, de abrazarte de sentirte.

Cuesta levantarse cada día y saberte lejos y que pasarán las horas sin verte, y así un día y otro y otro más.

Cuesta pensar que tu sonrisa la disfrute el panadero que le compras cada jornada, el del  súper de la esquina , tu jefe, tus compañeros de curro, tus gatos y tu perro y yo no.

Cuesta ver un paisaje con sol o con lluvia, el mar o la montaña y que tú no estés a mi lado, saboreándolo.

Me quedo con lo bueno, con los buenos recuerdos y con saber que sigues por ahí que a pesar de todo, a pesar de mí… te tengo a mi lado.

Aunque me cueste….

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mundos (3ª parte).

Mientras ella acababa el circulo perfecto de la O para terminar de escribir el nombre de nuestro hogar marítimo el no podía dejar de conte...