viernes, 23 de septiembre de 2016

Amistad.



Hoy (también) pensé en ti.

Muchos tipos de amistad hay en la vida, con muchas personas te topas en el camino otras intentan colarse en tu vida forzadas por un tercero. Otras las eliges y otras tienes la suerte de que te elijan a ti.
A muchas de ellas no las vuelves a recordar, a otras no las asocias el nombre con su cara, personas que un día fueron importantes han sido olvidadas lo cual es un indicativo claro que el calificativo de amistad les quedaba muy grande, tal vez te ayudaron por interés, porque fueron por un momento tus amigos, cuando todavía no sabías reconocer la verdadera amistad o eras demasiado joven e inexperto.
Ahora has madurado, los años y las hostias "biendás" sientan de maravilla para estos menesteres.
Ahora sabes quién va a estar, quien no te van a fallar, sabes a quien pedir consejo, a quien contarle tus problemas, sabes que siempre, aun con el paso de los años, te cogerán el teléfono o te escribirán unas letras para darte ánimos, incluso a cientos de kilómetros seguirán estando ahí, tal vez no con la misma fuerza de ahora porque sus circunstancias han sido jodidas, pero estarán ahí, para sacarte una sonrisa y recordar los momentos vividos, sacando un poco la lengua a aquellos grandes problemas que ahora nos impiden dormir, nos dan mis vueltas en la cabeza... esas personas son a las que realmente recuerdas, aquellas a las que de verdad importas y en las que confías, las que conoces y te conocen, las que quieres y las que te quieren, aquellas personas a las que denominas con todas las letras de todo corazón AMIGO

Esas que en momentos de caída en picado cuando hasta tú mismo dudas de merecerlas, están o aparecen con la frase exacta ,con la palabra adecuada o con un "buenos días" que a veces es más que suficiente para sacarte una sonrisa cada día.

Hoy es de estos momentos demasiado habituales ultimamente que las puñeteras dudas se te tiran a la yugular , de si estas a la altura de lo que te dan, si les devuelves aunque sea una mínima parte de lo recibido. No soy nadie especial. Solo soy un hombre corriente con pensamientos corrientes. He llevado una vida corriente, quizá demasiado. No me han hecho ningún monumento, no he inventado nada, no he salido ni en el periódico del barrio.Y aunque mi nombre pronto quede en el olvido,no es menos cierto que me gustaría que- en el caso que existiera- un libro de mi vida ,se hablase tanto de aciertos como de mis fallos y errores.

Hoy pensaba en una de ellas, a ti concretamente que se que me lees  quería decirte que el miedo es un compañero cabrón que hace que no me exprese bien, y que limite mis intenciones y mis sentimientos, pero tengo claro que si te considero amiga, lo eres sin reservas, aun cuando pienses que no me mareo las neuronas pensando en ti y como ayudarte y animarte, créeme si te digo que lo estoy haciendo, que he intentado aliviar tu carga - que no ha sido poca- intentando al menos sacarte un cuarto de sonrisa y que no sé si lo habré conseguido, pero empeño le he puesto.

Perdona mi torpeza.

1 comentario:

  1. Te Quiero Fer, eres un gran amigo,aun en la distancia, siempre tan cerca.
    Cuarto y mitad de besos y abrazos con algun que otro donut!!

    ResponderEliminar

Buscando ese lado.

Necesito ver el lado bueno de las cosas... Vamos a  ver....que yo lo intento y me esfuerzo eh? aunque las cosas no devuelvan nunca nada , ...